17 de septiembre de 2009

Una de patadas al diccionario

Seseo

Según parece en algunas zonas de la Sevilla de antaño era bastante común el seseo. Sirvan como ejemplo estas palabras de Santiago Montoto al hablar de la Puerta de la Carne en su maravilloso libro “Esquinas y Conventos de Sevilla”, donde comenta que a sus vecinos “no se les llena la boca con la palabra corazón, se les escapa en un largo silbo”.

Una huella de este pasado “seseante” resiste el paso del tiempo y de las obras en la actual Ximénez de Enciso, que aún mantiene el rótulo de “Ensisos” en la fachada de una de sus casas. Lo mismo ocurría en otras calles como Placentines (Plasentines) o Argote de Molina (Siprés), aunque en estos casos los viejos letreros ya han desaparecido.

Ceceo

El rótulo de esta calle de La Rinconada sería algo así como el gol de Zarra de las patadas al diccionario, ya que históricamente es insuperable. De nada le sirvió al pobre hombre conquistar el imperio azteca, ni tan siquiera haber pasado los últimos días de su vida a pocos kilómetros de esta localidad… La LOGSE, que hace estragos (o era la LOU… o Bolonia… ni idea, ya me he perdido)

Como curiosidad, la amiga Charo publicaba hace unos meses en su blog el estudio de una empresa de telefonía donde se decía que en España tenían 611 calles el nombre del militar extremeño. Yo lo corregiría: 610.

Ceceo Máccimo

Seguimos por la antigua carretera de Córdoba y llegamos a Lora del Río. Aunque el cartel daña la vista e incluso los oídos, el mérito de este letrero es que va “a contracorriente”: mientras hoy día las palabras tienden a acortarse, este señor nos regala un 2x1.

Y Rorreo…

Pintar de dorado las puntas de flecha de la verja puede salir por unos 50 euros.

Forrar la columna de la puerta con mampostería serán unos 200 euros.

La estatua del león sedente y vigilante costará alrededor de los 400.

Que Enrique Mari se equivoque en el cartelito de su casa… no tiene precio.

16 comentarios:

  1. Esta entrada se la dedico al amigo Antonio el callejonero por su cumpleaños .
    Aunque exagero un poco (bastante), espero que al menos sirva para que por una vez no termine cabreado después de leer el blog.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Lo de "Casa Enrrique Mari", y lo de "Macci", insuperables.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Tiene "gasa" la casa de "Don Enrrique"... :)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Te cagas!! (con perdón). Mi pueblo de adopción, La Rinconada (bueno, vivo en San José, pero tanto a mí tanto me da), y mi pueblo de nacimiento, Lora del Río.
    Ojú, ojú...miraré hacia otro lado.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ende luego!!!Con la de pueblos que hay y te tienes que meter con el mio...y te digo que te quedas corto. Bueno, besitos y felicidades a Antonio...nos debemos una copita

    ResponderEliminar
  6. Gracias amigo y general...

    ¡Qué me voy a cabrear si lo que me estoy es riendo tela!

    Lo de "Enrrique" es porque el hombre lo pone como lo dice...."Enrrique".

    Qué peligroso eres cuando te pones a pasear.....

    Antonio

    ResponderEliminar
  7. quiero una visita guiada a la casa de Enrrrrrrrrrrrrrrrrique!! no tiene desperdicio ...

    ResponderEliminar
  8. Jajajajajajajaja, muy bueno Sergio. No todo va a ser cabrearse.

    Buen fin de semana XD.

    ResponderEliminar
  9. Que entrañable. Y es que este hablar nuestro no tiene igual.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. ¿Y al que ha escrito esto donde lo dejamos miarma?

    De la patá ha mandao el diccionario más pallá de Gerve...

    ¡Un saludasso miarma!

    ResponderEliminar
  11. "Enrrique"... sin comentarios. Digno de estudio y análisis tu entrada amigo Du.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  12. Eso de "Enrrique" me suena. Tengo un amigo que a veces me lo escribe así y dice el c... que es que es una r que suena con mucho énfasis...

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno. Lo de Enrrique es de premio por redundante y enfático, además de hortera, claro.
    Esto me recuerda una anécdota que me comentaba el novio de una amiga que vive en los Palacios, que oyó en la tele local, durante una retransmisión de Semana Santa, donde un locutor decía: ahora, el paso está revirando por la calle Pioxii (así pronunciado piogsií) en vez de Pío Doce.

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado la entrada ,es pasear de tu mano y ver lo que no veo jajajaja.....Eres estupendo.

    ResponderEliminar
  15. Aunque un poco tarde, puedo aportar que en mi pueblo tenemos una calle dedicada al dramanturgo "López de Vega".

    Sin comentarios, por supuesto.

    ResponderEliminar

Comentarios: